Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Con el uso de la pagina das tu consentimiento para su uso de cookies.

ESTONES DE MISHIMA

Desde tiempos immemoriales, el vino ha sido y es una fuente constante de inspiración de expresiones artísticas. La...

Desde tiempos immemoriales, el vino ha sido y es una fuente constante de inspiración de expresiones artísticas. La narrativa, la poesia, la música, la pintura, la escultura u otras manifestaciones culturales, han encontrado a menudo en el vino el instrumento ideal para expresar lo mejor del arte. A lo largo de la historia encontramos en nuestra cultura referencias constantes al mundo del vino y de su capacidad socializadora para acercar personas de procedencias diversas, invitándolas a disfrutar, compartir y experimentar sensaciones especiales. El vino es un tema recurrente y omnipresente en la cultura culta y popular mediterránea, el vino une la antigua tradición clásica con el presente más actual, es el cordón umbilical que ha forjado a lo largo de los siglos una civilización, una forma de entender la vida y el mundo, convencidos que sin su presencia éste no sería exactamente igual. Por todo lo dicho, no es estraño que David Carabén de Mishima y Sergi Montalà encontraran en el vino el elemento aglutinador, un espacio ideal para las confidencias y coincidencias. Un vino que inspira parte del repertorio poético/musical de David Carabén y que coincide con la visión innovadora, moderna y contemporànea de Sergi Montalà a la hora de entender los vinos. En definitiva, David Carabén representa una forma de ser más urbana e intimista y Sergi Montalà, tiene esta visión amplia del Camp, en mayúsculas, que invita a experimentar múltiples sensaciones que emanan de unas tierras que acumulan más de veinte siglos de tradición vinícola.

Más